“El señor de los cielos” la narco serie del 2013.

Luego de los Éxitos de “El Cartel de los Sapos“, “La Reina del Sur” y “Escobar el patrón del mal“. Caracol TV en asocio con Telemundo está grabando “El Señor de Los Cielos” en el país azteca, basada en la historia de Aurelio Casillas. Esta nueva serie  retoma los temas del Narcotráfico pero esta vez con uno de los desaparecidos capos de Juarez en México, Amado Carrillo alias “El Señor de los Cielos“, llamado así por sus aviones y sus rutas aéreas para traficar a Estados Unidos. Esta serie será protagonizada por el actor Rafael Amaya y coestelarizada por los actores colombianos Robinson Díaz en su inigualable personaje de Milton Jimenez alias “El Cabo“, Fernando Solorzano como Oscar Cadena y Andres Parra como Pablo Escobar, se está rodando en importantes locaciones como ranchos, haciendas y Aeropuertos en México.

La Cuota colombiana entre ellos Robinson Díaz vuelve a darle vida a “El Cabo“, un villano particular y satìrico, despiadado, calculador y hasta irónico propio de esa atmósfera propiciada por el narcotráfico, nos mostrará con la historia de “El Señor de los Cielos” las otras caras de afectación de este flagelo del Narcotráfico en Latinoamerica, un problema tan latente también en México.

Estos personajes Capos y Jefes de Carteles han tenido gran impacto y tanta recordación en sus interpretaciones de actores como Robinson Díaz, Fernando Solorzano y Andrés Parra, que crean conciencia y hacen historia para de verdad no condenarnos a repetirla porque el ejemplo de estos personajes que andan por malos caminos terminan mal, afectando a toda una sociedad.  Estos antihéroes seguiran contando historias en todos los  lugares y países que hayan abarcado, pero también serán personajes de carne y hueso  propios de nuestra ideosincracia, con los que nos identificamos, así por ejemplo nos hacen pasar del entretenimiento, a la conmoción, dolor y temor, nos hacen intimidar y reconocernos en ellos, por eso actores  como Robinson Díaz se camuflan en estas caracterizaciones sin crear estereotipos, en pro de las historias, al servicio de los otros personajes y de las mismas producciones con el tono y color local.

VOLVER