La historia empezaba así, cuando un buen día, la imponente Susana de Acero desaparece como por encanto dejando solo al Presidente. La esposa del poderoso Francisco de Paula desaparece y algunos piensan que fue asesinada. Los más optimistas, sin embargo, rumoraban que huyo con su amante. Por una u otra razón, todos buscaban a La mujer del Presidente.
En la Casa de Carlos Alberto ( personificado por Robinson Díaz), Carlos Alberto saca la cafetera. Veíamos caer el chorro de café. La mano de Susana de Acero, recibe la taza humeante. Cae la taza, mientras violentamente se derrumba el cuerpo semidesnudo de Susana. Parece muerta. Carlos Alberto la gira y ella queda mirando la cámara totalmente descompuesta…y la historia continuaba.
Robinson Díaz se refirió al personaje de Carlos Alberto como un tipo felizmente casado con Adriana y no quiere absolutamente nada con ninguna otra mujer, ni mucho menos con la mujer del Presidente de la compañía Concorde. Pero ante la seducción de una mujer de estas, no aceptarla sería quedar en entredicho. “Es que Carlos Alberto es un hombre y los hombres somos algo débiles ante la carne. La verdad, no sé qué haría si una mujer me seduce y se me muere en el acto. Yo me enloquezco. Es que precisamente la obra fue un pretexto para hablar de la justicia colombiana” dijo el actor.
Junto a el estaba la actriz Sandra Reyes, dándole vida a Adriana. “Ella estaba convencida del amor por Carlos, de manera que sus sentimientos eran más fuertes que una infidelidad suya con la mujer del Presidente de la compañía de aviación. Creo que ante esa situación tan dramática de descubrir al marido con una amante de ese calibre y verlo, además, involucrado en problemas judiciales, confunde a cualquiera. Pero el amor es capaz de perdonar eso y mucho más” refirió Sandra Reyes.
Hicieron parte del Elenco: Patricia Grisales, Lucy Martínez, Ana María Arango, Silvio Angel, Celmira Luzardo, Pedro Mogollón, Rafael Bohórquez, Waldo Urrego, Juan Carlos Vargas, Roberto Cano, Cristina Umaña, Helios Fernández, Jorge Cárdenas, Julio César Luna, Luis Fernando Ardila, entre otros. Libretos: Mauricio Navas y Mauricio Miranda. Fotografía: Armando Barbosa Música: Arrieta, Sargaminaga y Uribe y con la Dirección de Magdalena la Rotta, como Productor ejecutivo participó Mauricio Ruiz. Ellos convirtieron a la telenovela en una de las más vistas en 1997.
El talento y la disciplina de Robinson Díaz hacen que todos sus personajes se conviertan en leyendas para los colombianos que disfrutan de sus actuaciones y reclaman su presencia en las pantallas y escenarios teatrales.
FUENTE:ELTIEMPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *