El cartel de los sapos no es una apología al delito.

Robinson Diaz El Cartel de los Sapos

El largometraje “El cartel de los sapos” en el que se muestra una historia de amor que tiene al narcotráfico como contexto, es un filme de acción basado en el libro del mismo nombre que Andrés López López escribió durante su estadía en prisión por sus crímenes en el mundo de los estupefacientes. Drogas, romance, dinero, mujeres, disparos, muertos. “No hicimos una apología al delito. Somos actores que contamos relatos para decir que el crimen no paga“, indicó el actor Manolo Cardona.

La cinta  también es una adaptación de la serie televisiva que tuvo varias   temporadas de éxito en Colombia. “Decidimos apartarnos de la serie, no quisimos hacer un resumen de lo que se vio en televisión. Tuvimos nuestro propio eje dramático en el cine“, agregó el protagonista de la película, que se hizo en coproducción con México y Venezuela.

El cartel de los sapos también intenta retratar la realidad social de un país que en los 90 se convirtió en el principal exportador de drogas. “Es una película urgente para el país, para Latinoamérica. Es un documento fuerte. Tenemos una necesidad de hablar de nuestros problemas. El flagelo del narco deja mucho dolor. Hay que hablar hasta que se acabe“, dijo Robinson Díaz, que da vida al papel de “El cabo“.

El equipo que trabajó en el filme cree que el cine también debería provocar la reflexión. Y, para ellos, es lo que consigue la cinta. “Esto es entretenimiento, porque la hicimos para entretener, para vivir, pero también es una cosa que duele. Es una cinta que nos sacude“, agregó Robinson.

El narcotráfico ya dio para varias historias en Colombia. Hay quienes creen que el tema puede saturar al espectador. Manolo Cardona no piensa así. “Primero debemos cambiar la realidad de nuestros países para luego cambiar las historias. Esta realidad aún pasa, hay que cambiar eso, no las temáticas de las películas”, el  productor de la cinta concluyó. “El cartel de los sapos utiliza las drogas como un trasfondo”.

VOLVER