Robinson Díaz, tiene talento y versatilidad.

“Robinson Díaz El  Gran Actor Colombiano.”

Todos los colombianos hemos tenido el placer de ver al gran actor Robinson Díaz en grandes producciones que le han brindado no solo reconocimiento y admiración  del público, sino también un gran respeto por parte de varios actores colombianos.

Desde 1993 cuando interpretando al Padre Abril en “Detrás de un ángel” llegó a la pantalla chica haciendo su primer protagónico, Robinson emprendió un camino que lo mantiene entre el cine, el teatro y la televisión, cada uno con sus propios  méritos y logros, tal como sucedió después  de protagonizar “La mujer del Presidente”, papel que lo catapultó a la fama y le mereció elogios por parte de la critica especializada.

Después de 21 años de actuación, todo está claro para este artista que empezó como aficionado en el colegio de su natal Envigado, más adelante se involucró en el grupo de teatro “Matacandela” y no descansó hasta adelantar su carrera en la Escuela Nacional de Arte Dramático en Bogotá, no sin antes experimentar como caricaturista.

Precisamente esa preparación es la que lo ha llevado a ejercer ininterrumpidamente, pues hace parte de los que nacieron con vocación, la cultivaron y más adelante demostraron que para ser profesional se necesita una base, por eso es que lo suyo está en las tablas, pero también en las pantallas de cine y televisión.

Es figura reconocida y su nombre se asocia al éxito, de hecho cada una de sus interpretaciones lo catapulta aún más, pues muestra el potencial histriónico que rompe parámetros, dándole cabida en diferentes campos del universo actoral colombiano.

Precisamente esa característica de Robinson Díaz  no ha dejado que se encasille en un personaje. Ha  interpretado a personajes realmente malos, hasta los más ingenuos y desde el más sabio, hasta el más alocado.

Ningún personaje de Robinson se parece, todo queda atrás y una vez se despoja de un papel y llega otro, es eso, otro que empieza a tomar su cuerpo para cumplir un periodo en la pantalla, el mismo que le garantiza éxito a la producción.

Las buenas historias parecen perseguir a Robinson Díaz, aunque él siempre investiga y de allí sale cada personaje de la manera más honesta, por eso su trabajo lleva al éxito, algo que no es un secreto en la televisión colombiana.

VOLVER